AMOLANDO EL HACHA





















PREDICACIÓN VIERNES 26 DE SEPTIEMBRE DE 2008
Por: Pastores Rodríguez

Cita Bíblica: Eclesiastés 10:10

Necesitas unción para todo lo que hagas…

Seguramente te sientes cansado y sin fuerzas, pero hoy Dios tiene nuevas fuerzas para ti.

Él quiere ungirte con aceite fresco y tocarte para: Testificar de Jesús, ministrar a los que están cautivos y orar por los enfermos.

Si tú eres de los que han sentido que Jesús ha pasado y te ha dejado, déjame decirte que Él está ahí para reanimarte, levantarse por ti y decirte: “No temas, yo te amo, yo puse mi vida por ti y no te desecho”.

El Espíritu Santo quiere ungirte para que sirvas en el ministerio que Él tiene para ti.

Pero seguramente dirás: ¿No sé cuál es mi llamado?

Déjanos contarte que el ministerio no es una profesión, tampoco se debe interpretar como una labor social.

El ministerio es un llamamiento Divino, es un envío de Dios (Romanos 10:14-15a), no de un hombre, porque si un hombre te envía, te está enviando a la muerte (1Reyes 13:1-24), los hombres no llaman.

Dios es el que llama, no te puedes hacer pastor porque eres buena persona, o porque hay una necesidad.

Un ejemplo de esto es Jesús cuando vio a la multitud que tenía hambre espiritual, y no tenían pastor. Él le dijo a los discípulos: “Hay una necesidad, oren al Señor de la mies para que envié obreros a la mies” (Mateo 9: 36-38).

Tú, no te envías, los hombres no te envían, es Dios el que te llama y te envía.

Y ese llamamiento que Dios da arde dentro de ti.

¿Pero sabes? El llamamiento tiene algo que se llama la UNCIÓN y la UNCIÓN tiene que estar en el que ha sido llamado.

Y SEGURAMENTE DIRÁS ¿QUE ES LA UNCIÓN?

Es el poder, es la presencia de Dios, es el respaldo y la confirmación de un llamamiento. Éxodo 4: 1-9

Si eres un creyente, tienes la unción para:
*Sanar a los enfermos
*El servicio
*El ministerio

SI TU SIRVES EN LA OBRA DE CRISTO NO HAGAS NADA SIN LA UNCIÓN.

Debes tener en cuenta algo, Dios no nos unge a menos que seamos llamados.

El llamamiento es irrevocable, pastores ni siquiera piensen en la pensión o en el retiro porque los hombres de Dios no se retiran, no se pensionan, hemos sido llamados a servir hasta que el corazón deje de latir.

El llamamiento es irrevocable, pero la unción tienes que cuidarla, si pierdes la unción eres la persona más ordinaria y común de esta tierra. El rey David lo sabía él decía: ” No quites de mi tu santo Espíritu”.

PODEMOS DECIR: La misión nos ha sido entregada PERO necesitamos la unción para cumplir la misión.

PERO VEMOS DOS PELIGROS.

1. Algunos tienen la unción, pero sienten que están cansados y necesitan renovar esa unción para continuar este servicio, PERO Dios te dice: “Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo; Seré ungido con aceite fresco”. Salmo 92:10
2. Cuando tienes un hacha afilada y la misión es derrumbar árboles, el buen filo hará que los árboles caigan. Pero cuando el hacha empieza a perder el filo tienes que añadir más fuerza, pero hoy te dice el Señor: “Si se embotare el hierro, y su filo no fuere amolado, hay que añadir entonces más fuerza; pero la sabiduría es provechosa para dirigir. Eclesiastés 10:10

LA UNCIÓN QUE HOY DIOS TE DA, RENOVARÁ Y AÑADIRÁ NUEVAS FUERZAS PARA QUE PUEDAS CUMPLIR EL PROPÓSITO PARA EL QUE TE HA LLAMADO.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: